¿Habrán muerto mis inspiraciones?